Todo sobre los Grillos Campestres

Probablemente no lo conozcas como “grillo campestre” sino bajo su nombre popular, el de “grillo negro”, pero siéntete afortunado porque estás a punto de conocer todo sobre los grillos campestres, desde su estilo de vida, reproducción y hábitos alimenticios, por si deseas criarlos como mascota o ¡Comerlos!

Hábitat del Grillo Campestre

El grillo campestre pertenece al orden Orthiptera de los insectos, del suborden Ensifera y la familia Gryllidae, acuñando el nombre de “Gryllus Campestris” o grillo campestre ya que su hábitat se compone principalmente de zonas campestres.

En estas zonas es en donde abunda la hierba, la humedad en la tierra y el ambiente, altas temperaturas y alguna que otra fuente de luz que los atraiga para el proceso de reproducción o alimentación.

Antiguamente ocupaba todo el territorio occidental de Europa, pero debido a un ataque a su hábitat natural ya no es tan frecuente de ver en estas zonas

¿Qué les gusta o qué comen?

Los grillos del campo son omnívoros, es decir, pueden comer tanto hojas como carne.

En condiciones normales suelen comer hojas, frutos, raíces, flores y verduras que vayan encontrado en su camino, pero si estas no abundan puede que decidan practicar el canibalismo como método de supervivencia. Eventualmente pueden capturar insectos más pequeños que ellos.

Estos grillos se ven de manera común en huertos familiares o que no practican las debidas medidas para el control de las plagas. En el caso de que no exista alimento disponible en varios kilómetros a la redonda puede que el canibalismo entre los miembros de esta especie termine por extinguirlos de una región, es válido recordar que no pueden volar.

¿Cómo son los grillos campestres?

Los grillos campestres tienen diformismo sexual. El macho es más grande que la hembra con unos 1.5 a 3cm de largo mientras que las hebras cuentan con 1.2 a 2.8cm de largo.

En su etapa joven es que los grillos de campo muestran un color profundamente negro, por ello se han ganado el apodo de “grillos negros”, pero la verdad es que este color no les durará para siempre, ya que cuando entran en la edad adulta comienzan a mostrar un color marrón oscuro, el cual va tornándose cada vez más claro conforme avanzan en edad.

Los grillos negros no tienen alas así que tienen que arreglárselas saltando de un lugar a otro para buscar un hábitat perfecto que les provea además de alimento, una zona perfecta para colocar sus huevos.

En los ejemplares adultos pueden aparecer manchas de color dorado alrededor de su cuerpo, sobre todo en la base de las alas. La cabeza tanto del macho como de la hembra es grande.

Las antenas pueden alcanzar la longitud de su cuerpo. Tienen tres pares de patas siendo el último par inferior el que cuenta con la potencia suficiente para saltar grandes distancias.

Las hembras se diferencian de los machos ya que son más pequeñas y tienen un pequeño “aguijón”, que es el órgano ovopositor, con el cual colocan los huevos. Estas no pueden picar o defenderse con este órgano así que resultan inofensivas.

Los grillos campestres al igual que otros tipos de grillos emiten el sonido que los caracteriza frotando las alas inferiores con las patas traseras. Las hembras pueden escuchar este sonido a grandes distancias ya que sus tímpanos, que se encuentran en sus patas delanteras, son especialmente sensibles.

Su estilo de vida y comportamiento

Los grillos campestres tienen un estilo de vida nocturno para protegerse de los depredadores diurnos, por ello es típico escucharlos en la noche y madrugada. Cuando se encuentra haciendo un frio considerable en su entorno pueden decidir salir de su escondite en el día para captar los rayos del sol y así poder calentarse.

Los machos de este tipo de grillo son especialmente territoriales, pueden defender a su hembra y sus huevos de cualquier insecto que se les acerque, así como también de otros grillos de la misma especie que quieran comer los huevos de su hembra.

A diferencia de los grillos domésticos, que pueden llamar a la hembra desde cualquier lugar, los grillos negros macho prefieren llamar a las hembras con su canto desde un agujero que ellos mismos hacen en la tierra. Esta cámara tiene una profundidad de unos 30cm y en ella se produce la cópula y frecuentemente la puesta de los huevos.

Normalmente la hembra sale de esta cámara y coloca los huevos muy por encima de la tierra, protegiendo así estos del sol, lluvia y depredadores que puedan comerlos. Los huevos eclosionan tras unos 10-11 días.

Cuéntanos ¿Por qué te llaman la atención los grillos de campo? Recuerda que pueden ser buenas mascotas, alimento para reptiles e incluso un alimento muy provechoso para los humanos.

Compartir Artículo
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba